Pàgines

dissabte, de juliol 23, 2011

Derecho al olvido? No, gracias. Derecho al recuerdo y a la memoria

Últimamente se está debatiendo sobre el derecho al olvido (ejemplo y ejemplo). A mi esto del derecho al olvido me da mucho mal rollo. Es como si alguien decidiera por mi que tengo que olvidar y que tengo que recordar. Y la verdad, no me gusta.

Además, si recuerdo algo, prefiero encontrarlo en la red, si ese contenido fue publicado legalmente, lícitamente o en modo de opinión personal. Ya hay leyes que definen que es lícito publicar o no publicar. Por eso, una vez publicado de forma legítima (en modo de sentencia, noticia u opinión), me parece una auténtica censura pretender borrarlo de la fuente y mucho más de los motores de búsqueda.

Otro debate diferente sería, que se puede publicar y que no, que pueda afectar a la privacidad de las personas. ¿Es lícito que los boletines oficiales publiquen los nombres y direcciones de las personas expropiadas con referencia a las propiedades para que ladrones u hostigadores puedan documentarse sobre el poder adquisitivo de éstas? ¿Es lícito publicar sentencias con nombres propios? ¿O esto, aunque sea de obligación publicarlo, va en contra a la ley de protección de datos? Pero una vez publicado de forma "legal", porque así se ha decidido, el derecho al olvido me parece una auténtica censura.

En el único caso donde se debería poder ejercer el derecho al olvido es cuando una persona ha sido atacada y han dañado su imagen, su reputación, su intimidad o su honor sin causa justificada.

Aunque no hay que olvidar que a veces son las propias personas las que dañan su propia imagen, reputación y honor con sus propios actos, para mi, estas, tampoco tienen derecho al olvido.

Como víctima tampoco quiero el derecho al olvido cuando políticos y políticas u otro tipo de malos profesionales toman decisiones o realizan actos que perjudican a la sociedad, al medioambiente o a los propios ciudadanos. Al contrario, estos actos se tienen que documentar, denunciar y divulgar utilizando todos los medios posibles para que siempre permanezca en el recuerdo quienes fueron los grandes irresponsables que perjudicaron una persona, una sociedad o un territorio. Y si. Esto lo digo precisamente por el gran proyecto del tren de Llevant de Mallorca, un proyecto que ha roto con el ecosistema de las marinas de Llevant, ha impactado sobre el territorio, ha perjudicado a personas, se ha hecho sin rigor y sin justificación y sabiendo que no es rentable ni socialmente ni económicamente. Igual que el AVE de Ciudad Real o el aeropuerto de Castellón. Todas las personas responsables de estos actos, con o sin procesos judiciales, no pueden caer en el olvido porque sus actos han perjudicado a la sociedad. Tampoco hay que olvidar a todos los corruptos e ineptos que han contribuido a la ruina de este país, además de los males gestores públicos.

Por eso encuentro un insulto opiniones que dicen que sin el derecho al olvido nos vamos a convertir en una sociedad intolerante. ¿Intolerante a qué? ¿O es que hay alguien que tolere la ineficiencia, la corrupción y la manipulación?

Otro tema es el derecho a la cancelación de datos que cedemos libremente a diferentes empresas. Este derecho ya está recogido en la ley de protección de datos.


Cap comentari: