Pàgines

dissabte, d’agost 09, 2014

De la innovación social al crowdsourcing

Estos días de verano tengo la suerte de trabajar en el análisis de plataformas de economía colaborativo y cual es su uso en Baleares. He visitado más de 100 y leído alguna bibliografía. El documento aún está en pañales y van apareciendo más preguntas que respuestas.

En primer lugar, intento entender la evolución del concepto y así como voy descubriendo y analizando plataformas que van desde compartir habitaciones, pisos, coches, intercambiar casas, hasta prestar dinero a desconocidos, me vienen a la cabeza multitud de conceptos, que quizás hayan hecho possible que, hoy en día, confiemos en los desconocidos. Mañana lunes, seguiré investigando, por el momento dejo anotados una cadena de conceptos:


De la aplicación de todos estos conceptos en el modelo de producción capitalista me llaman la atención varios fenómenos:

  • La capacidad de montar empresas cuya producción o servicios los producen las multitudes, ellas sólo organizan y se preocupan de generar la confianza suficiente. No tienen ni plantas de producción ni posesiones. Se basa en tecnología y en la capacidad de formar una comunidad que produzca (contenidos, o servicios, o conocimiento,...).
  • El reto de poner en marcha fácilmente plataformas bajo estos conceptos pero con la dificultad de hacer crecer esta comunidad, lo cual las llevaría al fracaso.
  • La posibilidad de cambiar el sistema financiero. Sobretodo, en este sentido, me ha llamado la atención el concepto de Crowdlending, es decir, la capacidad de los particulares de prestar dinero de forma directa a las empresas que les interesa, en lugar de invertir en fondos de inversión de un banco, por ejemplo. 
  • La oportunidad de las empresas existentes (y los gobiernos) de meter el Crowdsourcing en sus estrategias empresariales o políticas. ¿Sólo los más innovadores, arriesgados y apasionados por su trabajo serán capaces de beneficiarse de esta evolución?
  • Muchas de estas prácticas no están reguladas, y los políticos en vez de apostar por regularlas y contribuir al desarrollo de la economía local se apresuran a legislar en contra, seguramente porque atentan contra el "establishment". Las cuotas de mercado se fragmentan, haciendo gala de la "Long Tail", y cada día se hace más difícil controlar una economía descentralizada. 
Será intersante ver cómo evoluciona esto a nivel económico:
  • Mercados P2P
  • Regulación
  • Fiscalización
  • Calidad
  • Sostenibilidad
  • PIB
  • ...
Para Baleares es importante, porque el mercado turístico es uno de los que ha calado más hondo en la economía P2P.

Cap comentari: